Las capas no son solo para héroes

12:12 AM


Hace un mes Antonio Banderas dijo a los medios que entrará a una de las escuelas de diseño más importantes del mundo para traer las capas de vuelta al mercado. Y no lo culpo.

Aquellos que me conocen muy bien o me han visto en las semanas de la moda saben lo mucho que incorporo este ítem en mi guardarropa. Y me refiero al tipo de prenda, no al estilode vestir diferentes piezas una sobre otra. Es debido a su fluidez y elegancia lo que hace que las capas le den un toque de imponencia, actitud y versatilidad a cualquier atuendo llámese traje o vestido.

Popularizadas por personajes de ficción como Supermán o Caperucita Roja, estas piezas van y vienen; fluctúan en la industria de la moda y como tendencia pasan desapercibidas. Sin embargo, con la era del oversize o extragrande en apogeo –después de una recurrente era vintage– los sacos, suéteres, gabardinas y ponchos cada vez aumentan en caída y volumen haciendo que el puente hacia las capas sea algo fácil de incorporar en el guardarropa.

Las capas han existido desde hace mucho tiempo, tal vez por que era un prenda fácil de hacer o porque instintivamente era lo más fácil de usar para cubrirse. Con la entrada del poncho en 2012 las capas tuvieron un impulso grande a partir de 2014 con diseñadores como Ralph Lauren, Ellie Saab y Saint Laurent, quienes mantuvieron telas tradicionales como la cachemira con cortes tradicionales como el clásico largo hasta el piso y otros con cortes más arriesgados que iban arriba de la cintura.

A lo largo de 2015, diseñadores internacionales como Dolce & Gabbana, Burberry Prorsum, Ferragamo y Lindsay Thornburg no solo intervinieron las capas en su sastrería convencional sino que los diseños se volvieron más atrevidos, en los que estampados y bordados iban más allá de ajustarse con fluidez al cuerpo. Quizás el problema no es que no nos guste esta pieza o seamos ajenos al uso de esta, sino que no la entendemos ni sabemos trasladarla de una pasarela al uso diario.

 


Stephen Doig, el editor de estilo masculino de The Telegraph, dijo: “Las capas no son para los de corazón débil”. Las capas derrumbaron el mito de ser usadas solo en muy bajas temperaturas. Las telas han cambiado lo suficiente para tener o no cierto grado de protección contra el frío.

Ahora es una cuestión de combinarla con el atuendo adecuado para impactar, para llevar el estilo a otro nivel. En las mujeres se ha ido adoptando gradualmente la tendencia que opta por usar capas cortas con faldas cortas o capas largas con pantalones ajustados o vestidos largos.

Ejemplos de diseñadores colombianos quienes han incorporado las capas en sus colecciones incluyen a Juan Socarrás, Dvotio y Polite. Sin embargo, en los hombres el uso de estas todavía está en transición al guardarropa, con arriesgados patrones y diseños que pocos diseñadores locales como Darío Cárdenas y Black Lab han apostado por hacer. Recuerden que a la hora de usar las capas hay una fina línea entre ser Clark Kent y Supermán.

Texto tomado de Publimetro - Columna de Opinion Nelson Rueda



You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

About Me

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe